750,00  IVA incl.

Tell Halaf (en acadio  Guzana, en árabe تل حلف) es un yacimiento arqueológico en el fértil valle del río Jabur, en la provincia de Al Hasakah del noreste de Siria, cerca de la frontera turca, frente a Ceylanpınar. El asentamiento se data en el VI milenio a. C. Unos cinco milenios después, en el lugar se establecería la ciudad-estado aramea de Guzana o Gozán, en el I milenio a. C.

Fue el primer descubrimiento que se tuvo de una cultura neolítica, posteriormente denominada cultura Halaf, que se caracteriza principalmente por la cerámica pintada con diseños geométricos y de animales.

En la zona floreció la cerámica pintada, con recipientes que muestran motivos decorativos, tanto figurativos como geométricos, que posiblemente tendrían un contenido religioso: seres humanos, bucráneos, reptiles, escorpiones, panteras, aves, pintados en negro y rojo.

En la fase más reciente de Tell Halaf, fue el centro más importante de cerámica polícroma y de calidad, en tonos rojos, marrones y blancos sobre fondo claro, con un gusto más pronunciado por los motivos florales y geométricos.

Se han encontrado figurillas de terracota de animales, preferentemente de bóvidos, cabezas de carnero, dobles hachas y figuras femeninas polícromas, que tendrían una concepción religiosa, probablemente, diosas-madre, preferentemente en posición sedente, con amplios pechos y muslos.

Esta Diosa madre está pintada con la policromía típica de la cultura Halaf, tiene grandes pechos y caderas como símbolo de fertilidad. El cuello y la cabeza son un añadido posterior.

9×5 cms

5000-4000 A.C.

Hay existencias

¿Quieres saber cuánto te costará el envío? Añade el producto al carrito y podrás usar la calculadora de envíos en el siguiente paso.
REF: Diosa Madre 1

Tell Halaf (en acadio  Guzana, en árabe تل حلف) es un yacimiento arqueológico en el fértil valle del río Jabur, en la provincia de Al Hasakah del noreste de Siria, cerca de la frontera turca, frente a Ceylanpınar. El asentamiento se data en el VI milenio a. C. Unos cinco milenios después, en el lugar se establecería la ciudad-estado aramea de Guzana o Gozán, en el I milenio a. C.

Fue el primer descubrimiento que se tuvo de una cultura neolítica, posteriormente denominada cultura Halaf, que se caracteriza principalmente por la cerámica pintada con diseños geométricos y de animales.

En la zona floreció la cerámica pintada, con recipientes que muestran motivos decorativos, tanto figurativos como geométricos, que posiblemente tendrían un contenido religioso: seres humanos, bucráneos, reptiles, escorpiones, panteras, aves, pintados en negro y rojo.

En la fase más reciente de Tell Halaf, fue el centro más importante de cerámica polícroma y de calidad, en tonos rojos, marrones y blancos sobre fondo claro, con un gusto más pronunciado por los motivos florales y geométricos.

Se han encontrado figurillas de terracota de animales, preferentemente de bóvidos, cabezas de carnero, dobles hachas y figuras femeninas polícromas, que tendrían una concepción religiosa, probablemente, diosas-madre, preferentemente en posición sedente, con amplios pechos y muslos.

Esta Diosa madre está pintada con la policromía típica de la cultura Halaf, tiene grandes pechos y caderas como símbolo de fertilidad. El cuello y la cabeza son un añadido posterior.

9×5 cms

5000-4000 A.C.

Peso 0.9 kg